jueves, 26 de marzo de 2009

El corzo




El corzo protagoniza este viernes “Jara y Sedal”


El corzo protagoniza este viernes “Jara y Sedal”


"Jara y Sedal" ofrecerá, este viernes, un monográfico sobre el corzo

El corzo protagoniza este viernes “Jara y Sedal”


• El programa mostrará las dos modalidades que se utilizan para la caza de este cérvido: el rececho y la batida de perros

• Viernes 27 de marzo a las 17:50 horas en La 2

Jara y Sedal” ofrecerá, este viernes 27 de marzo, un programa monográfico dedicado al corzo, el menor de los tres cérvidos que campan por la Península Ibérica, en el que se analizarán las costumbres, hábitats y distribución geográfica de esta especie cinegética. Además, los telespectadores podrán asistir desde sus casas a una jornada de caza del corzo, en sus dos modalidades permitidas: el rececho y la batida de perros.

El corzo es el ungulado rumiante con una más amplia distribución en la Península Ibérica. Desde los años 80 sus poblaciones han experimentado una espectacular expansión en amplias zonas de España, como es el caso de Asturias. Ha pasado de ser una especie poco conocida a ocupar una importante posición para los aficionados a la caza.

Esta especie cinegética además de Asturias se distribuye ampliamente por la práctica totalidad de Europa y España. En nuestro país se encuentran poblaciones en las montañas del noroeste peninsular, la Cordillera Cantábrica y el norte del Sistema Ibérico. Existen poblaciones aisladas de este cérvido en la Sierra de Guadarrama y en fincas gestionadas cinegéticamente de los Montes de Toledo y Sierra Morena.

En general, se pueden cazar machos adultos en rececho, durante los meses de mayo a junio, y en batida con perros, de septiembre y octubre.

El rececho es una de las modalidades de la caza mayor en la que el cazador se integra mejor en el entorno natural. En la que el aficionado, a pie, trata de localizar y aproximarse al trofeo durante el día para realizar el disparo en las mejores condiciones una vez valorado el animal que va a intentar abatir. La caza al rececho es un método silencioso, solitario, en el que hay que eludir la vigilancia del animal particularmente desconfiado. El corzo no está solamente dotado de muy finos olfato y oído, sino que también es capaz de detectar el menor movimiento a gran distancia.

0 comentarios:

Publicar un comentario